El médico del culo (por Manolo)

lunes, 16 de marzo de 2009

El médico del culo (por Manolo)



Hace ya un par de años que por motivos anales que no vienen al caso tuve que acudir al médico del culo, al que llaman proctólogo y a mí me gustaría llamarle análogo. Bien, realmente sí vienen al caso las razones. Llevaba un par de semanas que cuando me limpiaba el ojal traía el papelillo una gota de la preciada criuba roja, con el temor que eso supone a cualquier tipo de problema anal, rectal o estomacal. Entonces me puse nervioso que te cagas, porque no cesaban esas gotitas de sangre de salpicar mi papel del culo y tuve que coger la guía médica y ponerme en contacto con un profesional. No tenía un gran temor, puesto que me había informado más o menos y parece ser que la sangre roja no es muy peligrosa, no así la que deviene prácticamente negra camuflándose con la pastelada mañanera; pero de todas formas decidí acudir a un especialista para que me diera su opinión. Me planté en la consulta, una vez dado brillo a mi hermoso ronsel y prácticamente fumigado y perfumado me senté en la silla de frente a frente con el Médico del Culo.

- A ver qué tenemos por ahí…

- Pues nada, que hace una semana más o menos que veo gotas de sangre en el papel después de cada deposición.

- Muy bien, bájate los pantalones y súbete a esa camilla.

La camilla estaba pegada a la pared y me dispuse a hacer lo que me mandó. Me acosté en la camilla pero no quería verme el tipo la palmera porque enseguida me dijo:

- No, no, date la vuelta, mirando hacia la pared y flexiona las rodillas.

Joder, la posición más vulnerable para cualquier persona. Así lo hice. Entonces, después de colocarse un guante y untarme el ojete con nosequémierda pegajosa me dijo:

- Relájate.

Que se relaje tu puta madre, pensé yo. Sé que me vas a andar fozando en el culo y quieres que me relaje? De todas formas accedí cual corderillo hasta que escuché un vaivén por mi recto. Era un sonido emplastao, de plástico fino que no suponía movimientos bruscos ni exagerados. Entonces me dijo:

- Ahora vas a notar como que tienes ganas de ir al baño pero no te preocupes, es solo una sensación.

Y entonces, con el tubito que me había metido por el culo empezó a dar aire y aire, y yo me dije: “sensación los cojones, te voy a cagar en la cara en cuanto me quites el tubo del recto” y aguanté, pero claro, muy complicado, no puedes apretar, y la sensación de giñarte es tremenda. A los 10 segundos retiró el utensilio, me limpió el culo del pringue que me había echado y me mandó levantarme y vestirme. Me senté en la silla, me miró a los ojos y me dijo: no hay nada extraño, sólo unos restos de heces. Joder! En el culo, Heces en el Culo!!! lo único extraño que encontró! A lo mejor tenía que haber encontrado un mp3. Bueno, la cuestión es que no era nada, que estaba cagando duro y me había hecho una pequeña fisura que pronto se curaría. Me quiso dar la mano para despedirme pero yo preferí que me diera dos besos. Después de todo era mi primera experiencia con un hombre, mayor, serio, profesional, y no me dolió. Qué más podía pedir! Bueno sí, que me hubiera dado cita para la semana siguiente. Y además, en la puta vida le iba a dar la mano a un tío que me acababa de limpiar el culo. Qué cojones llevará a un tío que se casca 6 años de carrera mínimo y un MIR a especializarse en los ojetes de los varones? mariconismo o escatología? Nunca lo sabremos.

Enlace al blues del proctólogo de LOS COSTROSOS PUS BAND: http://profile.myspace.com/index.cfm?fuseaction=user.viewprofile&friendid=338858585

1 comentario :

Gracias por dejar tu comentario ;)